Viajar a Islandia con pocos días

Islandia es un país maravilloso, impresionante, alucinante, único … tierra de fuego y de hielo que ofrece mil y una diferentes posibilidades, paisajes cambiantes, colores, sabores, naturaleza, animales y gran cantidad de aventuras por sentir y disfrutar. Tanto que parece que hay que invertir mucho tiempo en llevárselo todo de éste maravilloso país, pero no es así, si bien es cierto que hay que invertir mucho en hacer excursiones para ver ballenas en Islandia o esperar mucho para tratar de capturar con la cámara un Puffin … (ni hablar ya de las auroras boreales en Islandia), en tan sólo 4 días nos podemos llevar mucho de éste gran país, por ello os contamos cómo disfrutar al máximo de viajar a Islandia con pocos días.

Si bien, nosotros contamos con la ventaja de volar desde Londres, teniendo así un vuelo no sólo corto sino barato, es cierto que Islandia es un país muy caro, con lo que cada día que estés allí es un gasto muy elevado, sobretodo si te alojas en hoteles. Quizás es el motivo por el que te encontrarás muchos viajeros haciendo auto-stop o en bicicleta y acampando, es un país caro, por ello es importante optimizar tiempos y visitas.

Nosotros volamos un viernes en un vuelo desde Londres que llegaba a Keflavik pronto, sobre las 8:30am que nos permitía disfrutar al completo del día por el suroeste de la isla y terminar el día en Reykjavik, la vuelta la hicimos el siguiente martes en un vuelo que salía a primera hora, sobre las 6:30, con lo que optimizamos muy bien los tiempos, contando con un total de 4 días completos. Si bien es cierto que no fuimos a ver ballenas, los cuatro días nos fueron suficientes como para disfrutar del país al máximo.

La ruta de viaje la podéis encontrar a continuación, aunque algún día cambiamos un poco el itinerario puesto que fuimos más rápido de lo esperado, encontrarás todos los detalles en éste artículo.

DIA 1, SUROESTE Y REYKJAVIK

Al llegar al aeropuerto y tras recoger el coche de alquiler que teníamos reservado salimos por la costa suroeste hasta llegar a nuestro primer punto, el puente que “dicen”, separa América de Europa, que aunque no es una maravilla, está bien ver como la grieta que comienza en el interior de Islandia, sale hasta el mar y continúa en las profundidades del océano.

Continuamos por la carretera y su impresionante paisaje de lava hasta llegar a una zona poco frecuentada por turistas llamada Gunnuhver, donde hay muchas fumarolas soltando vapor y gas, sin duda, es una zona muy activa, merece mucho la pena verlo.

Seguimos conduciendo por la costa pasando Grindavík hasta llegar un poco más al interior y junto al precioso lago Kleifarvatn a Krýsuvik y la zona geotermal de Seltún, un lugar que me recordó mucho a varias de las zonas de Yellowstone en Estados Unidos y donde se puede ver burbujear el barro, agua y todo lo que se encuentra en la ladera de ésta montaña.

Viajar a Islandia

Tras comer de camino comida que traíamos, ya que no hay ningún lugar para comer por ésta zona, seguimos el viaje por carreteras poco frecuentadas hasta toparnos con un camino muy ancho … pero camino de tierra al fin y al cabo que llevó hasta las estaciones de esquí más populares de Islandia, Bláfjallaskáli. Desde allí emprendimos un fantástico viaje que nos llevó volando hasta el volcán Thrihnukagigur, donde no sólo vivimos una de las experiencias más alucinantes de Islandia y posiblemente del mundo sino que tuvimos la maravillosa oportunidad de meternos en las entrañas de la madre tierra y visitar el corazón de Islandia a través de la boca de un volcán, una experiencia única, ya que es aquí, el único lugar del mundo en el que puede hacerse, gracias a un pequeño misterio de la naturaleza que extrajo la lava por cuevas en una violenta erupción hace más de 4.000 años. Ésta experiencia la vivimos gracias a Inside the Volcano. Donde por cierto comimos la mejor sopa de cordero de Islandia, ¡ riquísima !

Tras ésta maravillosa experiencia viajamos hasta la capital, Reykjavik donde dimos un bonito paseo y terminamos durmiendo en uno de los mejores hoteles de la ciudad, el Hotel Radisson Blu Saga de Reykjavik, bien situado y donde he de decir mejor comimos en Islandia, su desayuno buffet tradicional es espectacular.

DIA 2, REYKJAVIK Y CÍRCULO DE ORO

El famoso “Golden Circle” de Islandia, donde se encuentran algunas de las maravillas naturales del país.

Por la mañana salimos a visitar los lugares más emblemáticos de Reykjavik, éstos fueron Hallgrimskirkja, que es su famosa catedral que parece un cohete espacial, aunque en realidad es una inspiración de la cascada negra de Svartifoss y su ropa basáltica. Tras la corta visita (tampoco hay mucho que ver dentro), fuimos hasta el paseo marítimo para ver la famosa escultura de Sólfar y callejear un poco por la zona.

Salimos de Reykjavik hacia el interior y con una primera parada en Thingvellir donde hay unas vistas fantásticas y donde caminamos por el interior de Almannagjá, una grieta impresionante que divide las placas tectónicas de América y Europa, y cuya salida al mar visitamos el primer día. Por ésta inmensa grieta caminamos hasta nuestra primera gran catarata en Islandia, la cascada de Öxarárfoss … al llegar nos dimos cuenta que nos podríamos haber ahorrado los 2 kilómetros de camino puesto que había un aparcamiento allí mismo, y podríamos haber ido en coche.

Continuamos hasta uno de los lugares más populares y fascinantes de Islandia, Geysir, nombre que da a su vez nombre a todos los cráteres de agua y vapor del mundo. Cuando visité en 2006 Yellostone y ví el impresionante Old Faithful, era Geysir en Islandia el más grande y alto del mundo, llegando a superar los 100 metros, pero desafortunadamente, hoy en día se mantiene dormido o inactivo, según dicen a causa de las piedras y objetos que durante años los turistas han arrojado a su interior. Por ello el cercano géiser Strokkur se ha convertido en la principal atracción de ésta zona geotérmica, erupcionando cada 8 minutos apróximadamente y lanzando el agua hasta 20 metros de altura.

Cerca de Geysir se encuentra una de las cataratas más grandes y poderosas de Islandia, se trata de Gullfoss, una impresionante cascada que transcurre por el interior de un profundo cañón.

Viajar a Islandia

Regresando por Geysir y bajando hacia el sur, paramos a comer en uno de los muchos merenderos que -por cierto- se llenan de gente que para para comer, supongo que en invierno no será así, pero al menos en verano y cuando estuvimos nosotros a finales de agosto y principios de septiembre, estaban llenos. Tras comer paramos a visitar el cráter de Kerið (Kerid) con más de 50 metros de profundidad y lleno de agua, algo que lo hace muy pintoresco. He de reconocer que aunque fue un precio normal, me resultó curioso tener que pagar ya que no es lo normal en Islandia por ver su patrimonio natural.

Continuamos por el sur hasta llegar a Selfoss, el pueblo de las sonrisas de Islandia, donde los semáforos y señales de tráfico tienen sonrisas, curioso. Seguimos por la carretera principal del este, cruzando ríos a través de los curiosos y peligrosos puentes de un sólo carril hasta llegar a la famosa y preciosa cascada de Seljalandsfoss, famosa por tener una cueva interior que nos permite hacer un recorrido por detrás y fotografiarla desde dentro, una cascada que además si no hay nubes dibuja un precioso arco iris interior. Justo al lado, donde bien puedes ir caminando o en coche, está la cascada de Gljúfrafoss, que no es tan impresionante pero sí distinta, ya que hay que entrar por un pequeño desfiladero.

Seguimos el viaje hacia el este hasta llegar a la enorme cascada de Skógafoss, donde nos alojamos en un hotel con vistas a la cascada y desde donde se podía escuchar el rugir de la cascada.

Como nuestra idea era visitar la cascada al día siguiente sin tanta gente, cogimos el coche y adelantamos un punto en el mapa, yendo hasta el famoso avión DC-3 perteneciente a la U.S. Navy que se estrelló cerca de la playa en 1973 y que permanece aquí. Un símbolo de la edad de oro de la aviación que si bien es fácil de ubicar por la entrada desde la carretera (si te vas fijando en los carteles), llegar hasta él es una locura, parece que nunca llegar y hay momentos en los que el horizonte se funde con la tierra … es una locura hasta que de repente y bajando un montículo, aparece el avión.

DIA 3, TROLLS Y HIELO

Amanecimos bajo la impresionante cascada de Skógafoss, sin gente, sin turistas y con un arcoiris inmenso, una maravilla visitarlo así, lejos de la gran cantidad de visitantes que le esperaban todo el día. Partimos hacia el este, en busca de hielo y de los famosos Trolls que habitan éstas tierras.

Primero fuimos hasta la playa de Kirkjurfjara, donde hay unas impresionantes vistas de la playa de arena negra, del mar y de las gigantescas formaciones rocosas conocidas como Trolls. Desde aquí también se pueden ver los enormes arcos naturales de Dyrhólaey.

Continuamos hasta la playa de arena negra y acantilados de Vík donde se encuentran los famosos, impresionantes e icónicos hexágonos basálticos de la playa de Reynisfjara, donde cuenta la leyenda que viven los Trolls de Islandia.

El paisaje entre montañas verdes es impresionante, donde apasiona ver lo alto que suben las ovejas y cabras islandesas,  son sin duda unas verdaderas escaladoras. Me pregunto como hará el pastor para agruparlas a todas … aunque parece que viven en libertad.

Tras cruzar la ciudad de Vík, continuamos por una carretera rodeada de lava, viendo impresionantes cascadas como las de Foss a Sidu, hasta llegar al hotel Fosshotel Nupar, que, aunque está en medio de la nada, nos sorprendió grátamente. En este camino dejamos de lado un punto que teníamos en mente, el cañón de Fjaðrárgljúfur, puesto que no lo encontramos, pero, lo dejamos para la vuelta.

Viajar a Islandia

Como era pronto y aunque teníamos en el plan visitar la catarata negra de Svartifoss, cambiamos la reserva que teníamos el día siguiente con las zódiac por el graciar Jökulsárlón para hoy mismo a las 17h, así que cogimos el coche y nos pusimos a conducir hasta la laguna del glaciar Fjallsárlón, donde nos encontramos un paisaje maravilloso lleno de hielo y desde aquí seguimos hasta la laguna del glaciar Jökulsárlón donde nos esperaba una zódiac de una de las empresas que operan allí, que nos llevó hasta el mismísimo glaciar, entre hielos, icebers y una gran cantidad de focas que viven allí, sin duda una experiencia sin igual.

Tras terminar nuestro viaje por la laguna del glaciar estuvimos un rato disfrutando de la caída del sol en frente de enormes icebergs y de gran cantidad de focas que jugueteaban allí en los hielos. Desde donde fuimos hasta la playa, donde salen todos los pedazos de hielo del glaciar, una playa repleta de cascotes que nos regalan una imagen impresionante … ¡ una playa llena de bloques de hielo !.

Desde aquí regresamos hasta el hotel, donde, una noche más y desafortunadamente no vimos auroras boreales.

DIA 4, FUSIÓN DE HIELO Y FUEGO

Amanecimos el día con multitud de ovejas justo a la puerta de la habitación, ¡ buenos días Islandia !, tras desayunar fuimos directos a la cascada negra de Svartifoss, donde tras una larga caminata y un par de cascadas anteriores llegamos hasta una de las imágenes más fascinantes de Islandia, la cascada negra sobre roca basáltica, donde además tomé la que hasta hoy es mi foto más popular de instagram.

A pesar de habernos ahorrado muchos kilómetros habiendo visitado ayer la laguna glaciar de Jökulsárlón, teníamos un largo viaje de regreso, muchas horas y muchos kilómetros hasta uno de los lugares que no debes perderte en Islandia, el blue lagoon, pero antes, hicimos parada en el cañón de Fjaðrárgljúfur, un lugar que más bien parece sacado de la película de Avatar, espectacular escenario, único, pintoresco y alucinante.

Viajar a Islandia

El largo viaje de horas por pueblos, lava, cascadas y deshaciendo parte de lo que habíamos recorrido éstos días, por la carretera del sur llegamos finalmente al BlueLagoon de Islandia, un lugar en el que se ha aprovechado el calor de la tierra para calentar las aguas termales que emanan de la tierra. Un lugar que por supuesto no debes perderte, hay varios paquetes de precios, dependiendo de lo que quieras, nosotros disfrutamos de bebidas y vino en el bar, bebidas que disfrutamos dentro del agua calentita … un contraste de frío y calor que resume lo que Islandia es, tierra de hielo y fuego.

Desde aquí y bien relajados, tras cenar en el pueblo de Keflavik, dejamos el coche en el aeropuerto y nos fuimos a dormir al hotel Smári de Keflavik, situado en el propio aeropuerto, lo que es una ventaja para nuestro vuelo de las 6:30am a Londres. La verdad que acertamos con nuestros hoteles en Islandia durante el viaje.

DIA 5, REGRESO

Había nivel de Auroras Boreales alto esa noche, y estuvimos toda la noche con los ojos abiertos mirando por los ventanales, pero, no hubo suerte. 

Tras el desayuno tomamos el vuelo a Londres donde nos esperaba nuestro servicio de chófer en Londres de BlackLane, un lujo que contratamos para trasladarnos desde el Aeropuerto de Gatwick en Londres, la verdad que fue un lujo utilizar un servicio así ya que no sólo nos hizo sentir como alguien importante, nos hizo ahorrar mucho tiempo el día de regreso hasta casa, o el trabajo, ya que yo tenía que trabajar ese día.

CONSEJOS Y TIPS DE ISLANDIA

Para sacar el máximo provecho de Islandia, hemos preparado una lista de 10 consejos rápidos que te ayudarán a sacar el máximo provecho a tu tiempo: 

1. La moneda de Islandia es el la Corona Islandesa (Icelandic Krona), moneda que se describe con el código ISK. La moneda es una divisa “grande” es decir, con muchos dígitos, lleva bien calculado el cambio de divisa para no hacerte líos.

2. Hablando de dinero, realmente no es necesario llevar dinero en efectivo en Islandia, aunque nosotros si sacamos de un cajero del aeropuerto (que por cierto el cambio siempre es mejor que en cualquier casa de cambio de un aeropuerto). Pero en realidad no es necesario ya que todos los negocios, desde los taxistas hasta los puestos callejeros de comida, admiten tarjetas.

3. Aunque no es el objetivo de los turistas y tampoco hay muchos lugares donde ir de compras, si lo haces, guarda tus recibos ya que en el aeropuerto te devolverán el IVA sobre los productos o mercancías que llevas contigo (ropa, regalos, etc.)

4. Cuando se vuela en Islandia, se llega al aeropuerto internacional de Keflavik. Este aeropuerto está a unos 45 minutos al este de la capital, Reykjavik. La manera más barata para llegar a Reykjavik (si no tienes coche de alquiler) es a través del bus. La empresa que opera estos autobuses se llama Reykjavik Excursions y el sistema que va y viene desde el aeropuerto de Keflavik hasta la estación de autobuses de Reykjavik se llama Flybus, cuyo precio es de alrededor de 2000 ISK (2015), también te pueden dejar en tu hotel por 2500 ISK. 

5. El wi-fi y la cobertura de internet es Islandia brilla por su ausencia, a no ser que estés en un hotel con wi-fi o algún restaurante que te deje su clave es complicado, pero, los autobuses que operan por Islandia, de la marca Reykjavik Excursions, tienen wi-fi, y éstos se encuentran por todos lados y en todos los monumentos naturales, si te acercas a uno de ellos, tienes wi-fi abierta !

6. Los hospedajes, incluyendo los hoteles fuera de Reykjavik tienen hora de check-in que suele ser tarde, de chek-out que suele ser pronto, pero ¡ojo!, también suelen cerrar de noche y si llegas tarde no podrás entrar al hotel ni hacer el check-in, así que, asegúrate de los horarios de tu hotel.

7. Moverse Reykjavik es bastante fácil. Reykjavik no es una gran ciudad y los lugares de interés están a poca distancia, no obstante, si no tienes coche, la ciudad tiene un excelente sistema de autobuses públicos y taxis. 

8. El idioma nacional es obviamente el islandés, pero es sorprende lo bien que hablan el inglés, lo hablan perfecto, así que comunicarse con ellos si sabes inglés no será un problema. No encontré (tampoco lo busqué) alguien que hablase español.

9. Incluso en verano, es importante traer varias capas de ropa, incluyendo, ropa impermeabl y un buen calzado caliente, cómodo y con una buena suela. Islandia no es un lugar cálido ni siquiera en verano, hay una limitada amplitud térmica y temperaturas que rara vez superan los 16 grados en verano.

10. Si tienes coche de alquiler, el tema de la gasolina es un poco lioso, la mayoría de las gasolineras son desatendidas, si tu tarjeta de crédito funciona (por cierto, los surtidores y sus pantallas están en perfecto islandés), genial, si no, hay que comprar unas tarjetas prepago en el interior (si están abiertas) intentando ajustar lo que compras con lo que vas a echar para no perder dinero, ¡un lío!, y aunque hay bastantes gasolineras en Islandia, hay tramos en los que no es así, aconsejo echar gasolina al menos cada vez que tu depósito esté a la mita.

 

Y ésto es, nuestro viaje de pocos días y 10 consejos rápidos de viaje en Islandia. Esperamos que esto os ayude a descubrir mejor éste país tan maravilloso y te sirva para planificar tu viaje a Islandia.

Ciertamente, nos quedamos con lugares y maravillas por descubrir en el tintero, pero los días que pasamos fueron suficientes para descubrir algunas de las maravillas de Islandia y del mundo.

Email this to someonePrint this pageBuffer this pageTweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+7Pin on Pinterest2Share on LinkedIn0
Islandia es un país maravilloso, impresionante, alucinante, único ... tierra de fuego y de hielo que ofrece mil y una diferentes posibilidades, paisajes cambiantes, colores, sabores, naturaleza, animales y gran cantidad de aventuras por sentir y disfrutar. Tanto que parece que hay que invertir mucho tiempo en llevárselo todo de éste maravilloso país, pero no es así, si bien es cierto que hay que invertir mucho en hacer excursiones para ver ballenas en Islandia o esperar mucho para tratar de capturar con la cámara un Puffin ... (ni hablar ya de las auroras boreales en Islandia), en tan sólo 4 días nos podemos llevar mucho de éste gran país, por ello os contamos cómo disfrutar al máximo de viajar a Islandia con pocos días. Si bien, nosotros contamos con la ventaja de volar desde Londres, teniendo así un vuelo no sólo corto sino barato, es cierto que Islandia es un país muy caro, con lo que cada día que estés allí es un gasto muy elevado, sobretodo si te alojas en hoteles. Quizás es el motivo por el que te encontrarás muchos viajeros haciendo auto-stop o en bicicleta y acampando, es un país caro, por ello es importante optimizar tiempos y visitas. Nosotros volamos un viernes en un vuelo desde Londres que llegaba a Keflavik pronto, sobre las 8:30am que nos permitía disfrutar al completo del día por el suroeste de la isla y terminar el día en Reykjavik, la vuelta la hicimos el siguiente martes en un vuelo que salía a primera hora, sobre las 6:30, con lo que optimizamos muy bien los tiempos, contando con un total de 4 días completos. Si bien es cierto que no fuimos a ver ballenas, los cuatro días nos fueron suficientes como para disfrutar del país al máximo. La ruta de viaje la podéis encontrar a continuación, aunque algún día cambiamos un poco el itinerario puesto que fuimos más rápido de lo esperado, encontrarás todos los detalles en éste artículo. DIA 1, SUROESTE Y REYKJAVIK Al llegar al aeropuerto y tras recoger el coche de alquiler que teníamos reservado salimos por la costa suroeste hasta llegar a nuestro primer punto, el puente que "dicen", separa América de Europa, que aunque no es una maravilla, está bien ver como la grieta que comienza en el interior de Islandia, sale hasta el mar y continúa en las profundidades del océano. Continuamos por la carretera y su impresionante paisaje de lava hasta llegar a una zona poco frecuentada por turistas llamada Gunnuhver, donde hay muchas fumarolas soltando vapor y gas, sin duda, es una zona muy activa, merece mucho la pena verlo. Seguimos conduciendo por la costa pasando Grindavík hasta llegar un poco más al interior y junto al precioso lago Kleifarvatn a Krýsuvik y la zona geotermal de Seltún, un lugar que me recordó mucho a varias de las zonas de Yellowstone en Estados Unidos y donde se puede ver burbujear el barro, agua y todo lo que se encuentra en la ladera de ésta montaña. Tras comer…

Nuestra Valoración de Islandia

Interés de las visitas
Precios
Transporte
Gastronomía
Servicios

TOTAL

Islandia es un país diferente, único, con maravillas naturales que sólo puedes encontrar aquí. Naturaleza exhuberante, espacios abiertos, ... pero tanta maravilla tiene un precio, ya que el país es muy caro, hoteles, restaurantes, todo es caro ... Menos mal que al menos, las cascadas y monumentos naturales son gratuítos.

User Rating: 4.9 ( 1 votes)
75


THEWOTME 3.0 TRAVEL MAGAZINE © 2015 the world thru my eyes.Todos los derechos reservados.